dissabte, 12 d’abril de 2014

Opacitats detectades (IX): Comptes públics, control dels poders públics, corrupció, Llei de transparència

Las 13 'verdades' de las finanzas públicas de 2013 

vist a eldiario.es el 6/4/2014
«con tanta contabilidad creativa por el lado de las partidas de ingresos fiscales (retraso de las devoluciones) como de gasto (cierre anticipado del presupuesto, operaciones one-off (que cuentan una sola vez como el déficit eléctrico, proveedores, rescate de autopistas), las cifras de déficit público han dejado de ser un indicador relevante para el seguimiento de las cuentas públicas. Es bien conocido que cuando se establecen objetivos sobre un indicador manipulable (otro ejemplo son las listas de espera en la sanidad), deja de ser representativo de lo que trata de medir. Por eso, para evaluar la situación de las cuentas públicas en la actualidad es más fiable analizar la evolución de la deuda pública (su manipulación es más difícil, al estar en manos de los inversores) y las garantías y avales que concede el Gobierno a diversos sectores económicos, que suponen un riesgo contingente para las cuentas públicas y, de hecho, subvencionan estas actividades.»
«Cada español debe 4.500 euros más que cuando empezó la legislatura.»
«De hecho, el Ministerio de Hacienda presume de un superávit primario estructural. Sin embargo, este superávit se basa en un cambio metodológico en su cálculo»

Puntos de aprendizaje 

vist a elmundo.es el 8/4/2014.

«El autor cree que la falta de transparencia ha provocado un distanciamiento entre la España oficial y la real. Considera urgente que un movimiento de ciudadanía vigilante ejerza el control real de los poderes públicos»
«Ha subyacido en nuestro país un error grave que explica parte del colapso al que asistimos: la exaltación en los últimos decenios de una visión muy superficial sobre la humana naturaleza, que era tan buena que no hacía falta moral alguna
«Volviendo a Platón, hemos pensado que la polis se podía construir sin virtud, de la que quedan exentos tanto el gobernado cuanto el gobernante. Así, de aquel bon citoyenilustrado hemos pasado aquí a su caricatura situada más allá de lo bueno y de lo malo y encaramada a nuestras instituciones fundamentales (partidos, sindicatos, magistraturas, parlamentos, realezas, Ibex 35 etcétera), sin inquirirse nadie ni por sus curriculum vitae ni por su ethos moral»
«Urge un movimiento de ciudadanía vigilante que parta del principio de que el poder no es bueno por naturaleza y necesita de continúa fiscalización. Un poder que no muestra ninguna intención de irse, acuciado por el miedo a acciones judiciales que explican muchas de sus resistencias al cambio.»
«Hemos llegado a un punto de nuestra vida pública y económica donde es tal la falta de transparencia –hay tanto que ocultar– que las élites se conducen según aquella confesión de Maquiavelo: "Llevo algún tiempo en que nunca digo lo que creo y nunca creo lo que digo; y si a veces me ocurre que digo la verdad, la escondo entre tantas mentiras que es difícil hallarla"

Una de corrupción y transparencia

vist a kanfalinoticias.com el 8/4/2014

«Hay que proporcionar herramientas a los ciudadanos para que puedan saber qué es lo que se hace con el dinero que gestionan los cargos públicos, con el dinero que sale de sus impuestos. Digámoslo en términos que se están utilizando mucho últimamente: “hay que actuar con más transparencia, ser más transparentes”, es decir, enseñar a los votantes – que son quienes han puesto ahí los cargos públicos de turno – a qué se ha destinado hasta el último céntimo del erario público, para comprobar que ese dinero acaba donde tiene que acabar y no acabe en bolsillos de quien no deben o en cuentas en paraísos fiscales. Pero aquí, además de facilitar herramientas que garanticen la transparencia, también tendrían que estar los ciudadanos encima de los políticos - ya que podrían comprobar qué se hace con el dinero público - controlando y denunciando aquello que no vean se ha hecho de una manera clara y correcta, sin control de los ciudadanos, no conseguimos nada. También se podrían endurecer las penas -para que se lo piensen dos veces antes de “meter la mano”- y tratar de agilizar la justicia en estos casos, que como estamos viendo, suelen tardar años en resolverse.»

Garrigues reclama que la transparencia sea un derecho en España

vist a terra.es el 8/4/2016
Si un advocat d'aquest calibre pensa això, necessàriament implica que la recent aprovada Llei, no ens dona aquest dret.  
«El abogado Antonio Garrigues Walker ha opinado hoy en Bilbao que la transparencia en las cuentas de todas las instituciones, ministerios y hasta en la Monarquía debería ser un derecho en España

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada